Post Content

Valle de Uco

MarceloCasazza

Todos los vinos que elaboramos son Single Vineyard y provienen de 24 ha (60 acres) de viñedos propios situados a 1.100 m.s.n.m. en Cordón del Plata, Valle de Uco (Tupungato, Mendoza, Argentina).

Conducimos en espaldero alto 16 ha (40 acres) de Malbec, 2 ha (5 acres)  de Chardonnay, 3 ha (7,5 acres) Pinot Noir, 1 ha (2,5 acres) de Sauvignon Blanc, 1 ha (2,5 acres)  de Cabernet Sauvignon y 1 ha (2,5 acres) de Cabernet Franc con rindes que oscilan las 8/10 toneladas por ha para la producción de vinos Premium.

Nuestro suelo franco se irriga durante los meses de mayo a diciembre de cada año con aguas subterráneas provenientes de los deshielos de la Cordillera de Los Andes, con manejo del estrés hídrico durante los meses de enero, febrero, marzo y abril para obtener bayas pequeñas y concentradas.

El seguimiento agronómico es  responsabilidad del Ingeniero Marcelo Casazza, de amplia trayectoria en el asesoramiento de empresas vitivinícolas de Argentina y otros países, enfocado en el manejo de viñedos de acuerdo al terroir.

Nuestros viñedos enraizados en tierras del Cordón del Plata crecen en un microclima ideal para el desarrollo de vinos de alta gama con características “de altura”, como ocurre también en las subregiones Gualtallary, Altamira, Vista Flores o La Consulta; que conforman el gran Valle de Uco de Mendoza.

La amplitud térmica, la mineralidad de los suelos y la calidad del agua de riego hacen de Cordón del Plata [Tupungato, Valle de Uco, Mendoza] una zona privilegiada para la obtención de grandes vinos argentinos, vinos con fuerte identidad y alto poder de diferenciación en el mercado global. 

Las uvas de Bodega Margot

Malbec

La variedad nació en el sudoeste francés donde también se lo conoce como Cot, Malbeck o Pressac. Como varietal se elabora en Cahors pero sus características son substancialmente distintas a las del Malbec mendocino. En Argentina encontró las condiciones ecológicas ideales para su desarrollo y por ello es la cepa tinta más extendida y característica de nuestra vitivinicultura. Sus hojas son medianas, redondas; con borde aserrado en pequeños dientes. Sus granos son esféricos, oscuros con pedúnculos a menudo rojos. Sin temor puede afirmarse que el Malbec argentino es el mejor y más personal del mundo, cualidad reconocida por los más importantes expertos. Produce un vino de excelente cuerpo y color. De los muchos conocedores que han alabado al Malbec argentino, nuestro cepaje emblemático que ha encontrado en Mendoza el “terroir” donde mejor expresa su potencial, rescatamos las palabras del crítico Robert Parker : “Para el año 2010, la grandeza de los vinos Argentinos elaborados en base al Malbec recibirá un gran reconocimiento. Este varietal francés, que falló en su tierra natal Bordeaux, ha alcanzado estelares niveles de calidad en la Argentina. Tanto los deliciosos Malbec de bajo costo como los majestuosos y profundamente complejos que se producen en las zonas altas -como en Tupungato- obtendrán, sin duda, un lugar en el panteón de los vinos nobles del mundo.”

Chardonnay

Es inevitable el paralelo entre la reina de las tintas, Cabernet Sauvignon, y la majestad de las blancas, la uva Chardonnay. Estas dos variedades fueron las propulsoras del concepto de vino varietal por las amplias posibilidades de vinificación que ofrecen. Así como la uva Cabernet evoca los vinos tintos de Burdeos, la Chardonnay se identifica con los blancos de Borgoña. De racimo pequeño y compacto, dan lugar a varietales de diferentes estilos producto de las sutilezas del clima y el suelo de las diferentes zonas de cultivo, del punto de madurez en que se practica su cosecha, del sistema de vinificación o el añejamiento al que se someten sus jugos. Los mejores racimos mendocinos los encontramos en las zonas de Tupungato, Maipú y San Rafael. Se utiliza para lograr varietales delicados y elegantes espumantes de escuela francesa. En su poderoso aroma predominan las notas de manzana verde, pera, ananá, melón, durazno y cítricos, acompañadas por manteca fresca, avellanas, almendras y pan tostado.

Sauvignon Blanc

El cepaje también conocido simplemente como Sauvignon es una variedad blanca, cuyo nombre no debe confundirse con el del Cabernet Sauvignon. Es originaria del sudoeste francés. Produce vinos con un matiz ahumado muy apetecible. En Nueva Zelanda se la conoce por el nombre de Fumé Blanc. También suele presentar lo que los franceses llaman “Pierre à Fusil”, el olor que produce la yesca al surgir la chispa. Luego de la Chardonnay es la variedad más fina. Da un vino complejo que debe ser elaborado con particular ingenio, casi con sabiduría. Se la prefiere cosechar no muy madura para conservar su acidez, la que le confiere particular sequedad. Descriptores aromáticos: yesca – acero – ahumados – espárragos – hierbas – cassis – valeriana – pomelo.

Cabernet Sauvignon

Considerada por los expertos en la materia como la reina de las cepas tintas. Su celebridad comenzó en la zona de Burdeos y desde allí se extendió a casi todo el mundo gracias a su “plasticidad”, su capacidad de adaptación a diversos medios sin perder sus características y cualidades. Por ejemplo, en Mendoza se la encuentra cultivada en los más variados climas y suelos. El racimo es “suelto”, sin los granos apretados, de color azulado y se caracteriza por el sabor a cassis o, a veces, a pimiento, según las zonas y el sistema de cultivo utilizado. Su intenso aroma se concentra al madurar y recuerda a pimienta, cassis, frutillas y algo de regaliz. Profundo y complejo, de paladar a la vez robusto y carnoso. Su popularidad es tal que ha pasado a ser considerado como el paradigma del vino tinto con fuerza y presencia.

Cabernet Franc

Según explican los especialistas, el Cabernet Franc es una de las variedades de mayor calidad y fama que se cultiva en todo el mundo y se adapta mejor a climas cálidos. Es muy parecido al Cabernet Sauvignon, pero brota y madura al menos una semana antes; este rasgo es el que le permite prosperar en climas un poco más fríos. Uva muy pequeña y de un color azul oscuro con piel muy fin, es rica en taninos y colores, muy adecuada para la crianza. El vino de Cabernet Franc tiene menos cuerpo, menos color y es menos ácido que un Cabernet Sauvignon, pero es más aromático. Dependiendo del lugar de cultivo y el estilo, puede desarrollar aromas a picantes, tabaco, frambuesas, cassis y algunas veces incluso violetas. Forma parte de los grandes cortes y en los últimos años algunas zonas aumentaron su producción siendo en el Nuevo Mundo donde se localice en importancia: California, Argentina, Australia y Nueva Zelanda. En Argentina pasó de ser una variedad que se usaba para vinos de corte a vinificarse como varietal Premium, gracias a excelentes ejemplares provenientes de las principales zonas vitivinícolas del país. En Mendoza la mayor superficie se localiza en el departamento Luján de Cuyo, seguida por la zona del Valle de Uco que concentra un buen porcentaje de las hectáreas plantadas en la provincia con esta variedad.

Pinot Noir

Si se tratara de elegir una variedad capaz de producir un vino a la vez frutado y maduro, suave pero con cuerpo, distinguido, con largo recuerdo, probablemente el Pinot Noir sería el ganador. En la Borgoña francesa da algunos de los más famosos y caros vinos del mundo, pero es caprichoso y de año en año su calidad oscila fuertemente. Por otro lado tiene poquísima capacidad de adaptación fuera de su tierra natal. Se da mejor en tierras altas ya que requiere de clima frío. Es así que en Mendoza se la encuentra por excelencia en la zona de Tupungato y en Salta en Cafayate. La fascinación de su prestigio hace que se intente una y otra vez con ella en muchas partes del mundo. En Mendoza sus vinos son frutados, con aroma floral. Con añejamiento en buena madera adquiere un matiz tostado. Pero su característica más relevante es su capacidad de colmar el paladar sin agresividad.

11781727_636670643136740_1211261499212406640_n

Viñedos al pie de la Cordillera de Los Andes, Tupungato, Valle de Uco, Mendoza, Argentina.