Post Content

El arMarcelo Marchesetista mendocino consagrado internacionalmente, Marcelo Marchese, culminó su muestra “Dibujos en progreso” en un dinámico evento que acompañó Bodega Margot, de quien fuera director artístico para el desarrollo de su imagen institucional y de su línea de etiquetas.

Rodeado de amigos, colegas y público general, extasiados todos con los cuadros –enormes o mínimos- expuestos en círculo en la planta baja del Espacio Contemporáneo de Arte (ECA) que funciona en el edificio de monumental fachada inspirada en el clasicismo francés que fue construido en 1914-18 por el arquitecto Carlos Agote; que albergó durante décadas la casa matriz del ya extinto Banco Mendoza, que en 1997 fue declarado Patrimonio Histórico Provincial y que en 1999 comenzó a funcionar como ECA.

Cierre Muestra Marchese - Detrás bocetos realizados para Margot

La obra de Marchese no se abstrae de “lo mendocino” como tema inspirador: el futre, el viejo de la bolsa, la fiesta de la vendimia, las milongas casi camperas que se bailan acá, lejos de la city porteña; con sus claroscuros, sus transparencias, sus personajes. El vino como musa, la desigualdad social como denuncia permanente, y la diversión nocturna envuelta en misterio y sensualidad inocente.

No faltó espacio para sus clásicas caricaturas –que le han valido premios internacionales-, para un story board de “La Casa de Asterión” y para los bocetos que fueron dando vida a la mítica rubia Margot y al inefable gato Maula, siempre envuelto en un juego perverso con el mísero ratón. Maula & Misery Mouse inspiró con su trago de vino tino – por supuesto Malbec- a los que llegaban y se sumergían en el Mundo Marchese, mientras sonaba impecable la guitarra de Sebastián Kusselman y la voz Lilen Graziosi.

Etiqueta Maula & Misery Mouse Malbec